jueves, 25 de agosto de 2011

CAROLINA

                                        A una mujer





En mis brazos fue la  última seña de tus ojos,
despojaste las espinas
que me defendían en los túneles,
la dimensión de la luz de otro color
que levitas en mi memoria.
Áspero  y oscuro sendero
tiene la apariencia del color del  desierto
entre rocas y aceites arden armas en mi garganta,
cargándolas sigo junto  al   trecho de tu apagada lámpara.
La soga que me frota  el vientre
me duele,
se mueven tus cabellos en eterna misa interior
y la turbia lágrima que en mi párpado
nubla las noches
cierra    el puente
que me lleva  
a tus pausas.
Sacarte de mi entraña,
nuevamente darte a luz
volar con esta única ala
que me conduce apenas,
quiero de ese instante
del párpado helado
que tu cuerpo dejara cruel huella sobre mi cuerpo,
tejerte desde allí otra vida a mi costado,
quedes  montaña para nunca más
perderte,
¡hay vientos jugando afuera, niña ¡
¿qué hacen los vientos contigo?
¿qué dicen, qué gritan afuera?,
Merodean,  las horas,   las herraduras
que se hunden en el último polvo,  
ahora que
sé que me esperas,
cuando la vida disponga
aquí estoy:
fruto árbol
será primavera,
tú y yo,
juntas,
Hija mía,
juntas,

será primavera. 


1 comentario:

Wilma Borchers dijo...

Un poema de una hondura conmovedora.
Un abrazo y Felicitaciones.

nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com