domingo, 11 de diciembre de 2016



 El último trago de esta copa que no está rota,  ni te embarga mi mirada como un par de palomas tristes, ni está la  amiga de mi alma, la que escucha y habla y habla para que yo deje la idea de llamar a tu casa, o apagar la luz para acariciarme en tu nombre. Enciendo una vela para acariciar con la flama azul el enorme vacío donde guardo lo que me cabe,   tus feroces palabras que dijimos la última vez que me vestía, luego de aquella noche con  los inciensos incrustados, la embolia descabellada,  y el sangroso toro que me habló en tu nombre.


(De Mi primer bikini)

EL SECRETO DE HEIDI - Luna llena

Cosas románticas como pintarse el mentón color troncodeárbol
cuando pase el tiempo, mucho tiempo — un mes— ,
y Heidi y yo nos perdamos alrededor suya.
Cuando cada otoño las sílabas de café
delinean las cuatro esquinas de este mapa,
yerran su coreografía las tazas del palacio encantado.
Entonces se desangra la porcelana rica de los vagabundos.
Y qué niña tan buena soy, porque
incluso descalza auxilio al príncipe eslavo.
Pero cuidado, porque todo mi tesoro será negro carbón
al atenuarse la constelación anaranjada de mi rostro.
Qué será de mí. Vendas de color violeta que hagan daño
para quienes marcan su territorio a golpe de talón;
por favor, los tacones más altos y punzantes
para quienes reposan con el tobillo entre las nalgas.
Heidi tiene hambre y me pide lamentarse con espadas,
donde paralelo y perpendicular fluyan dos y rían uno.
No sé decirle. Pienso en escribir versos que duelan,
que te rompan porque no deben decirse — pétrea la placenta— ,
que hagan espuma cada octubre,
parásitos para quien me desprecia.
Si tienes hambre recuerda que la tierra no está quieta,
Heidi, que los mausoleos se rompen y de todos sale tu abuelo,
que nos pide el fuego que arde en la garganta
para encender un pitillo. Si tienes sed, toma y bebe,
llevaba la palabra luna colgada en mi ombligo,
azul es la nuez de cada eunuco, azul es el cielo de mi boca,
que se licua para que Heidi cace mariposas en noviembre,
para que se unte con merengue y recorran las abejas su túnel.

ELENA MEDEL



Me quisiste cultivar la mirada en tus cimientos baldíos. Que cada hora se nublara junto a  tu idea de la revelación,  cada caricia a tu cuerpo deviniera el beso ligero de despedida, y yo te hice  llorar. Me uní a ti porque eras como la tierra y yo el voltaje de un mar arisco. Porque inalcanzable me creaste en tu desvaríos.

OVACIÓN I


Ella entró en un carro
adornado por cruces flores y ropajes
sacrificó a un gran toro
asustada corrí a esconder mi cara

El aplauso unánime del público
hizo sangrar mis oídos

Debajo del miedo que me daba el triunfo
guardé su corona
con «Sangre y Arena»

Me convertí en estatua
ojos al horizonte
húmedos y fríos

TRIUNFO
de Simples Placeres



NADIA PRADO

No hay comentarios:

nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com