miércoles, 9 de noviembre de 2016

Nunca mayo fue eterno

Busco esa gota
que se desliza por el alambre del tendedero,
esa porción completa que salta y vuelve,
esa radiante cuerpa que me imita,
me viola, me hiere, me descuartiza ante mi yerta mirada,
y la gente grita, insulta, agrede contra el desparpajo de lo cotidiano
del que salta con bolsas, chutea piedras con sus sandalias roídas.
Y retorno a esta plaza sin aliento,
oyendo sentado y  mirando con sus gestos feos
la pobreza de sus vidas.
Busco esa gota, no quiero que me digan que busco la libertad
que no existe,
cuando esclavos nos han hecho casi en este ventanal
en el que mis brazos se acuestan,
la busco,  quedarme envuelto y terminar mi último cuerpo
antes que sea demasiado tarde y me vuelva uno de ellos.
Esa gota sobre el alambre me busca, quiere ser mi universo.


Un tango a la deriva,
con sus pasos sensuales
en mis muslos.

Nada por deber sino hay dinero,
lo que te indique el corazón es más barato
 y verdadero pozo de esta corta vida.

Cuando no existía el dinero y nuestro país
era la familia.

Me sigues con mi  cuerpo cansado
ya perdido,  me ayudas a doblar la vida
en la sábana sucia de sudor donde  desplumas
mi trasero virgen,
con la misma visión de partir
y no  volver  antes del alba,

ser arcaico retráctil, cambiar de ideas
secreción podrida que se mofa,
mi amargura,
y me arrinconaré en el barro
con el esqueleto que muerde mi carne
pelambre  amargo del pasado que morí
y  suplican mis dolores fervientes
que me gritan apasionada,
carroña
que hace florecerle a una  sombra baldía
un flatulento animal perseguidor con tranco diurno,
erótica de cuerpos abandonados,
mestiza viajera de grandes países,
tañe a esta hora una campana entre mis piernas
y un diálogo nupcial comienza a oírse.


Iré imitando la  quebrada
en la escalada vocearé   la telaraña en el  erial,
la única ornamentación de mi cabello es  la brizna,
pero  no voy a llorar esta vez,
gatos y perros en mi cubil se me asemejan,
me repliego en agua fría,
para decir que sufro,
en un espejo trizado me recorren
en los armarios vacíos,
en la senda expedita,
y me silencia la mordaza de los silenciosos ingenuos
el abrevadero de los deseosos hace que espere en la fila
bajo el sol
deseosos de sangre, 
en los páramos donde huyo,
mi cuerpo agrietado que sonríe,
para evitar siempre la tormenta
en la mugre del zorzal asesino que chupa  
en la flor la miel del colibrí.

No hay comentarios:

nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com