miércoles, 14 de octubre de 2015

1

Solía dejarme mensajes en los vidrios empañados
y creía que bromeaba,

amaba las horas benditas de su boca

que no volvería a mirar.

Que me amara le decía, 
que ultrajara los vestigios del último almuerzo
digerido en mi estómago, bromeaba.

El mensaje empañado en la ventana 
mintió dulcemente
cuando en el vidrio dibujó  un cuchillo.

Cerró la ventanilla del auto
y lo lanzó al acantilado. 



1.

El grillo
Crujía el grillo en mi espalda
en un  territorio que creía suyo, 
crujía en una noche susurrante
lluviosa del sur donde habito
perenne como un pino,
y me cosquilleaba una ramita el glúteo
o eran los dientes del grillo.
Anoche,  de vientre abajo, 
una sombra en el visillo
que yo miraba de soslayo
acezando,
en la alcoba perfumada
y los gansos graznaban en el patio,
el grillo diseñándome   las paralelas
en mis alas marchitas,
el río seguía a la  serpiente,
se quedaba dormido
sobre mi espalda,
quedé esperando
la mordida
y
mascullaba en el postigo
que yo de soslayo contemplaba
entre todas tus elegidas.


2.

De tu boca

Salía  saliva de sus comisuras,
y minúsculas criaturas
acercaban sus lenguas a mi  boca.
No me crecía todo el cuerpo,
no era la escayola dulce aún,
a la que los niños se acercan impresionados y locuaces,
y ponen  el  dulce entre los fierros
descascarados,
el sol pudriendo  los frutos, ya caídos,
llamaban insectos.

Los picos  de las palomas
prestas a refugiarse
picotean la  pintura que me cubre,
lo que me instiga a aguantar,
pues, al fin y al cabo,
me brotará  la carne
y me acercaré a ti
aunque la tarde caiga.



3. 
La fotografía

La imagen de la foto
que agrada
a mi boca anhelosa,
a mi pelaje erizado
que tu barbilla provoca,
es la imagen
que cuelga de mi pared,

la saliva estancada
de mi mandíbula,

el gozo de la espuma
que no cesa de efervescer,

y oyes que temblorosa  estoy entre
impares cisnes muriendo en la,  alguna vez,
lozana superficie,

y las burbujas del licor diario que bebemos
brotan para mi  sensación
de ser penetrada
y no tendré 
sino una taza quebrada
donde beber
el elíxir que nos transforma
en dos seres vivos.  

4

El túnel

En ese túnel construido
antes que los hombres
pudieran volar,
con el fruto mordido entre los dientes,
fuertemente.

Antes que solo lo pudiéramos pensar,
yo fui pulverizada y soy playa.

Allí caí entre tus polvos húmedos propios de mi sur,
pues siempre está mojado.
Incluso en el fuego perpendicular al océano.

Y es tu cola de anfibio maltratado  que me seduce,
es tu caspa aceitada  que se me adhiere
cuando me acerco a las rocas,
es tu órgano encendido y grande
como un faro

encerrando tantas palomas
lo que me entusiasma y puedo esperar
en la puerta calladita, 

que entres de apoco,  sin notarse,
pues, entre cuello y corbata
se está sirviendo el apetitivo,

          seguro,     
                        murmurarán. 

No hay comentarios:

nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com