sábado, 18 de octubre de 2014

de El erotismo de la melancolía

Mi soledad no te encuentra,  mi  soledad no te conoce,  pues nunca mi soledad estuvo contigo.
Ar

Vieja como el viento
voy  detrás de esas aguas
por   un relicario 
negro plateado,
que duele al sostenerlo  
como duelen los huesos
tullidos
al  envejecer.

Y hay una visión nueva de esos huesos.

En la noche marginal
está el hambre dialogando. 

Los años que vivimos no están perdidos,
gimen en las palmas
en los hombros
en la tarde fría
sin saber dónde posarlos,
y me paseo por las calles
viéndote en las sombras,
subes por pilares
mal construidos,
enceguecido en luminarias
con su contento artificial,

me buscas, nuevamente,  en otra floración,
rugiendo
como un zorzal cansado.    

Y en un tamiz de piedras habla por mi boca,
un dócil esqueleto y una pálida ventana,
donde me quedo pensando,
y  enlodo tu piel.

Me deslizo  en las almohadas, para nutrirme de tu siembra,
y el gemido del  viento  dice : desnúdate que yo te ayudaré,
y un ventarrón me rasmilla la  piel
y me cierra la boca,
me saca los ojos del barro
donde tú has cimentado la melancolía

que me despelleja.

Se arrastra el lagarto
con sus ojos abiertos
en todos los umbrales
que mira con ahínco,
resbala sobre el agua
caótica
canales inmundos,
se distrae  al relámpago
virgen,  
sigue por los postes
antiguos, 
por la montaña locuaz
del silencio
y palpita en la cueva
de los ciegos
que me recuerdan.  

Se dispone,  a pesar de su invisible testamento,
un cuerpo infértil
que da vuelta  la brújula
que hizo el viento atento.  

De su carrera
llevo las ganas de vivir
un deseo
adherido a mi ocaso
permanente.



No hay comentarios:

nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com