domingo, 19 de mayo de 2013

Mi cuerpo espera recibir el sol, el trigal, el rocío,/ mi amor gemirá en tu cuerpo como un ave extraviada que halló su lugar/ para volar libremente sobre el mar/ libre y fresco, extenso y eterno/ y verás el universo nacer nuevo para nosotros. (AR)




Búscame detenidamente en las horas de las calles, alguna vez caminé con mi nostalgia, en las plantas de las casas que interrogo, en la sombra del farol viejo donde me confesé a las estrellas,  en la luz de la luna hundida en un río, donde frente a ella miré pasearse a los solitarios, búscame en la mojada estera  después del amor, las huellas de dos cuerpos quedaron como en la pradera dos tigres,  retozando.  Tus  palabras  me persiguen y  las descifro, porque así te buscaré,  como un radar que me señala sin error el lugar donde nacimos nuevamente,  porque yo te quiero ver surgiendo de los objetos inertes, de los gritos extraños,  del frío y del fuego, desharás mi cerebro para extirpar la necrosis que ennegrece el tiempo, en el malévolo tiempo, y aunque presienta la rueda acostada te voy a amar extraordinariamente como un cardo acaricia el suave plumaje de un pájaro y lo oye trinar y se convierte en seda.   Así oiré tu lascivo diálogo y responderé con la fuerza roja de un volcán,  enlazaré mi mano a tu mano en  un pacto libre. Tú, mi  predilecto ser que oculta el mundo para que mis ojos inventen un paisaje en la posición de nuestros sexos en este  absurdo,  y nos recordemos poseyéndonos, infinitamente, en el perímetro de los objetos que no existían. Anhelo tu cuerpo acercarse al mío para entrar al mar con sa petite morte. 

MELANCOLÍA



Qué este vértigo antes de un crepúsculo
Que alcanza la ventana
Y no escapa,
Que sorna este cuerpo diminuto en que me enreda
Esta tarde,
Dulce puede parecerte esta cara
Pero las piedras están mojadas sobre mí
Y me aplastan en la rauda carrera de las horas solas.
Y todo la pátina gris del cielo me ha herido
Con su hielo,
mientras corren los transeúntes buscando qué sé yo
Los pasos se han perdido
torcidos sin descanso
en la ululante algarabía que rompen mis oídos
que te escucharon malditos oídos,
que no pueden traducir tus palabras cercadas
porque esta es tierra de mercados,
nada en la mano es ovillo liso
gris simulación simulación mentira y trampa,
sin embargo,
me llamarás en los próximos años,
sin tu respiración habrá un vacío un abismo con serpientes,
en esta melancolía se ha construido una tumba. 



miércoles, 1 de mayo de 2013


POESÍA


La vestí rebosante,
la examiné 
con el poder del agua
que arrastra las vetas que pudieran confundirla
con una licenciosa

la saqué de mis costillas para que durmiera en paz,
no la quisiesen pálida como un paño guardado.
Le pedí que volara,  
arrasa le dije  sobre los tercos
la frustración.

No había inútiles estrellas que  iluminaran en la noche
ni poeta que las quisiera titilantes.

Poema que remeda las honduras invisibles de la tierra
que desborda de  espinas bajo las  sombras
despreciadas del sol
repite mis alas quemadas limpia las cicatrices de mi genital,

mis ojos se cierran sobre el charco de cielo,

tu cuerpo desvestido
anclado a mí
es la rotación de los planetas,
es la evacuación de un alma
es el eje ruin o la felicidad
cuando mis ojos se cierran
y te palpan mis yemas 
a mediodía tanteando como un ciego
el  mascarón osado surcando el mar.

 2

Te llevará la barca que avanza lentamente 
como si urdieras  la nieve hasta  alcanzarla
no a la muerte le temes sino al duelo.

Tanteando el agua
y  la quilla que no abre las bocas
profundas y oscuras como la negra caverna
donde sueñas y te enredas


en las  redes
que no recogen las cruces
sobre las piedras,

aunque quisieras esfinges,
vírgenes para vestirlas  de largos vestidos,
cuyos rostros no ríen,
no por temor a las coqueterías,


se les deshizo,

           el corazón.

Poesía ayúdame a respirar 
en el alba de la otra oscuridad.





nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com