domingo, 10 de marzo de 2013

De EL SONIDO DE LA TIERRA



1
Aguijón de sangre
que  te aleja
y
te lleva 
a innominados lugares

dulce amarga raíz enlodada
de mis pulsiones


Aquí mi cuerpo roto,
mis vísceras hinchadas
acezan el vientre,
sonámbula los brazos abrazan  como una hiedra
la sombra.

Por tu voz late el álamo su viento gris,
por tu vida recorrida te  redimo y huyes
de lo imposible,
pero me aplastan los instantes.

El fuego  aplaca  la piel cambiada
tantos siglos
mi gesto inerte

mis años remotos no te vieron,
los años nuevos de tu cuerpo hieren a esta porcelana
rudimentaria
en sábado melancólico,

descampado el tiempo de convenciones
argamasa  mis huesos memoriosos
será entonces el fin.

Desplante rastrojo sagrado trojel,
en mi maternal útero
te beso desesperada en la última boca bella
que besas.

Mujer yo,
imagen de pulso
acuclillada en el mar,
en  la oleada que muere,

la ola encabrita
para no mirar a los muertos
de las soleras.



2

Recordar  ese aire de lluvia
de primaveras 
agonías.

Recordar la luz de la tarde,
cuando te dije: ven a mis brazos
para  olvidar.

¿De qué manera vivir, amor?
ahora que la juventud cierra los ojos 
con  el terrón lanzado 
por la brisa
del desierto

y llegó a dictar los resquemores,
porque yo partí
una vez 
con mi ardorosa niñez
desde  la pampa.        
       

3

Fue muy rápido
el morir de amor
el amar la vida.
Los disímiles hijos juegan
a la ronda de los compradores

ahora que es tarde
y la memoriosa envergadura del habla
persiste
para sobrevivir
sentados en un sofá
esperando
que la mirada termine de pasar sobre
el horizonte.


4

Puedo contar contigo
como cuento con mis palabras
que escriben
no mienten
y me esperan,
pues no les exijo
más que sobrevivan
como la pasión sobre mi piel
y el papel que ha de quedar
en un sueño
escurriendo  sangre nuestra. 

miércoles, 6 de marzo de 2013

ANTES QUE EL OTOÑO

Dónde disciernes tu oficio
cuando en esta rutina se hunde mi pensamiento
como una estatua.
El silencio tiene los ojos abiertos.
El otoño acerca su arbusto  inútil,
el techo está quieto,
el ave frío no arrulla.
No hay punto que ordene a la brújula.

La ciudad comienza mi turno sin hablarte,
nada parece unirnos,
tu mirada en mi boca, tu mirada en mi escote.

No conoces cómo una lámpara abre
el ala débil del día.

Me he ido de ti,
del murmullo monótono,
de la región austera.

Pena
que las visitas terminen y la tarde
placentera
haya cansado el paseo.

Aunque tenga que cambiar  mis ideas
o hacerte a mi gusto,
adueñar los cuerpos
y las risas y sentirnos.
Evitar a toda costa
desmoronarnos.
Cobijaré la lengua tibia de los duendes
y tendremos que alegrarnos.

Estar contentos es el único fin por ahora.
Antes que el mar se acrimine
llevándose nuestros desechos
cansados miembros que ansiosos
construyeron catedrales que nunca pisamos.

Esta mañana quiero hablarte
para mi iglesia vacía,
las sábanas vuelen
sobre
los cirios.
         



      http://www.letrasdechile.cl/Joomla/index.php/poesia/2378-abc   

nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com