martes, 21 de septiembre de 2010

Campo Elíseo

Yo voy al final
entre los gritos de las alcurnias
que reclaman lo de otros,
porque inclinados somos de esta fuente,
humildes corolas que crecen bajo
incógnitas siluetas que no dan sombra,
sólos en lábil cornisa trizada
y cubierta de trozos humanos
que compraron la fachada.
Su campo Elíseo,
úlcera dulce que despliega sus jirones
de carne en la cellisca,
absceso permanente que reniega el parto
de la luz exuberante,
refugio despótico que impone su vacuo
parlamento de sobrevivencia,
el tramo erosionado del acanto en el abismo
y el acanto absorto en el vapor. 

lunes, 20 de septiembre de 2010

Poema

No me faltes.
No me faltes como ahora esas sombras invisibles
de mi jardín que reptan.
Alguien parte y yo me quedo
entre alborotos cotidianos
con esas sombras en su zócalo,
con mi nervio temblando,
empreñada de fuego
hacia los estadios vacíos
que pudiera
enflorar con tu verso lúcido,
desesperada en esta civilización.

Me asusta el impétigo cruzado
que ordena la justicia agotada de ofrendas,
la ménade con su oriflama
llamando a la ternura.

No me faltes en este pequeño
trazo de sonrisa que dibujo
como anguila en el fondo del agua.

Temo al augur,
que no enrede mis discursos,
pues quedé afincada a tus ojos 
para ensoñar
en los desvencijados pastelones
de la calle,

detrás del lúgubre farol
puedo ver tu  amable rostro

sábado, 18 de septiembre de 2010

Volver a Vivir

                                                    Para Astrid Fugellie


Cerca el crepúsculo
los gestos iluminados,
los valles abren
su vientre negro
 y yo vuelco mi rostro a las refriegas escondidas.
La usura es el único intercambio entre los vivos
y el colmillo blando sigue  su oficio lento.
Prolijo roído que arde en las uñas descalzas,
mientras el otro amanecer
nos haga lucir el hilo
para cubrir nuestros temblorosos pies,
no hay escapatoria de ningún lugar sombrío entre fósiles,
recógete en mi regazo,
esperemos la nueva luna
en mitad de la huida,
unas  negras hienas que corren
y nos amedrentan el discernimiento.
Inspiremos los reductos mínimos de los verdes
movimientos del aire,
y logremos sumergirnos
en el cáliz trizado
en el sedimento del  vino
de algún templo
abandonado,
y volver a vivir.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Cristales

Estoy gimiendo esta tarde
cuando la luz se ha marchado
y mi oscuridad está aquí
como un zumo que degüella
desde un volcán dividiéndose.
Quién se entera de los dones dormidos
cuando el pez herido va a contracorriente, 
de la boca fruncida
los cristales que queman sobre la grava,
y el paladar está seco,
ninguna melodía es dulce
a está hora. 

martes, 14 de septiembre de 2010

Madre

Madre,
amarra la cumbre soleada de la primera hora
que te abisma 
diletante de la voz dispar que desentierra
las columnas,
donde te escribí las cartas
que nunca leíste.

En el claustro un bullicio
nos acerca,
no olvido el vértigo de tus brazos
al mecerme,
ni arrancaré la vetusta hiedra
que me enreda al pilar, 

al pan añejo repartido.

Yo te acuno entre disparates,
entre los báculos inútiles que permanecen
dentro de bocas insípidas,
yo te beso y glorifico
sin hostias ni panegíricos,
porque si el mundo es un insecto
soportable,
tú disipaste fuego en mi cerebro
y perfume en mis carnes.

No hay fisura que cauterice
un bisturí que  fulge hielo, 
ni copas con aire que embriaguen,

sólo la que por ti alcé
de tus papilas.

Vivo en la lluvia,
en la grisalla,
cuando los perros aúllan adoloridos
o duermen enterrados,
bajo la lluvia,
después del largo recorrido,
asida a tu mano,

y sin tu mano,
ahora, 
me voy acercando 

A esa copa,
la que alcé por ti. 





nube

Wordle: Bethany A
My Great Web page

LAKÚMA

http://www.contenidoslocales.cl/sitio/9358/ana-rosa-bustamante

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO

DAVID FERNANDO DUKE - PINTOR SALVADOREÑO
david_duke@hotmail.com